2010/11/14

¿Existe la excusa perfecta?

La excusa perfecta es un afán por "mentir"... sutilmente o de forma descarada, pero el caso es no ajustarse a la verdad

Ya sea en política o en publicidad, se ajusta la realidad con tal de fijarnos a un modelo con el que todos o la inmensa mayoría supuestamente se vea reflejada, al tiempo de quedar íntimamente conformes con un "a otros también les pasa"

Personajes famosos y otros completamente desconocidos, colegas del trabajo o vecinos mal avenidos, conocidos o anónimos pero que rodean nuestro "día a día" nos tienen acostumbrados -si es que no hablamos incluso de nosotros mismos- con mentiras piadosas o verdaderas muestras de ingenio

Y yo pregunto ¿mentirías por una buena razón? y no es decir "me sentía mal" cuando lo que no querías era ver a equis persona, o "no ví el SMS" o "estoy a cinco minutos, ya buscando sitio para el coche"... jeje, por supuesto que se nos vienen a la memoria unas cuántas anécdotas, pero es ahora cuando nos tenemos que plantear "por qué se premia la mentira"

Esta es una campaña publicitaria, es un caso real, premiado, basado en hechos reales ya puestos en práctica en países como Inglaterra, Escocia u Holanda y en el que se premia la publicidad, que a su vez premia la mentira


Da la risa, tampoco tiene otro sentido este post que poner sobre la mesa la pregunta de "hasta dónde estamos dispuestos a llegar" por salirnos con la nuestra =D

Un poquito de ##wenrolling y seremos todos más felices... y si mentimos, que sea al menos por una buena causa